MÁS RECIENTE

Asombrada por vivir sólo una historia, decidí probarlas todas, una a una. También escribo y dibujo.

martes, 29 de septiembre de 2015

Jugando al dragón y al gato


Hace algunos meses propuse un pequeño juego para que eligiérais vosotros qué queríais que dibujara. Cada semana os hice una pregunta con cuatro posibles respuestas para que votáseis, que iban desde la temática (fantasía, terror, steampunk) a los protagonistas, el escenario y qué estaban haciendo. El resultado fue:

- Una ilustración de fantasía en la que apareciera
- una criatura
- de aire y fuego
-desconcertada por la aparición de un animalillo
-en el templo medieval del que se ha apropiado para guardar su tesoro

Y, finalmente, esta es la ilustración. Espero que os guste (como siempre, click para ampliar).



0 Comentarios ¡Gracias! :

viernes, 18 de septiembre de 2015

Con bolígrafo azul



No es por hurgar en la herida, pero el nuevo curso ha comenzado, o casi. Mochilas, bolsas para el portátil, cuadernos y bolígrafos. Manchas de tinta en los dedos. Yo siempre he sido de las que que llenan de dibujos los márgenes o la página de debajo e incluso ahora los papeles que entran en mi área salen marcados (una cebra aquí, una espada allá, un arbol...). Ahora mismo tengo junto al portátil un cuardeno con una lista de cosas por hacer y un yokai rascándose la barbilla dibujado al lado. Estos dibujos que os muestro hoy son de mis apuntes de clase, así que tienen ya algunos años, pero parece un buen momento para ojearlos. Cosas de septiembre. (como siempre, click en la imagen para agrandar)




0 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 10 de septiembre de 2015

Proceso: Doble filo

video

Os dejo por aquí un pequeño vídeo de mi último dibujo. Ya le va quedando poco para estar terminado.

2 Comentarios ¡Gracias! :

sábado, 5 de septiembre de 2015

Un ilustrador en el museo

Ahora que empieza el otoño, quería  incorporar de vez en cuando a este blog una serie de entradas en un tono algo más serio acerca del panorama actual de la ilustración, siempre desde mi punto de vista, de lo que veo, leo y escucho. Intentaré no tardar en escribirlas más de lo que tardo en tomarme un café, que viene a ser poquito, para no extenderme demasiado, pero todas llevarán la etiqueta de "Como iba diciendo" así que, si no os apetece que os culturice, disculpadme y pasad  a la siguiente entrada, que espero que os guste más.

Imagen de Olson Visual para el Museo J. Paul Getty
 
Dicho esto - termino de remover el café, dejo la cucharilla en el plato- os iba a hablar de la función de los ilustradores en un museo. Exceptuando los que forman parte de la colección, que merecen un comentario aparte, los dibujos empezaron a introducirse en los museos con fines didácticos. Servían, por ejemplo, para explicar con una imagen como era la indumentaria completa de un sacerdote, la disposición en la tumba del ajuar que se expone en la vitrina o como se repartían las pinturas murales de un edificio que ya no existe. Hubo un tiempo en que pretender explicar la exposición al público llano era una idea innovadora de por sí.

Actualmente, hay todo un abanico de recursos que cubren esta función de apoyo: maniquíes y modelos, maquetas, vídeos interactivos y recreaciones digitales en tres dimensiones (fijas, de 360º o en secuencias panorámicas). Estas últimas me resultan especialmente atractivas porque su similitud con la fotografía, gracias a un uso hábil de la iluminación y las texturas, las hace más creíbles, más... "objetivas". El realismo de la imagen que vemos se extiende a la escena representada.

De modo que tenemos un mayor presupuesto para el discurso museográfico (que, tratándose de museos, tampoco suele ser como para despilfarrar, de todos modos) y un número mayor de opciones -virtuales o físicas- y, sin embargo, la ilustración tradicional sigue manteniendo su validez. ¿Por qué? Para empezar, por su inmediatez: No sólo vale más que mil palabras, sino que permite asimilar  información compleja en segundos y por grupos de personas (a diferencia de una interfaz electrónica, que no suele admitir más de dos
Excelente ilustración de Angus McBride
usuarios cada vez). Por otra parte, requiere menor espacio y mantenimiento, y no resta protagonismo a la pieza principal. Sin embargo, en mi opinión, la principal aportación de la ilustración a la museología es la capacidad de provocar empatía en el visitante. Manteniendo el rigor histórico o la similitud con un cuadro, el trazo del ilustrador puede hacer a un personaje temible o simpático, heróico o tierno, despertando sensaciones que contribuyan a la experiencia del visitante. Además, la gran variedad de estilos, del minimalismo vanguardista a dibujos digitales y volumétricos, pasando por otros más tradicionales, contribuye al diseño expositivo, respaldando la estética elegida por el museo.

Y se me ha acabado el café, en la próxima entrega os comento, ahora sí, para qué sirve exactamente un ilustrador en un museo.

3 Comentarios ¡Gracias! :